jueves, 18 de octubre de 2007

LA INDEPENDENCIA DE MAYNAS LECCION MAS DURA

Un día de sábado de mediados de agosto era entrevistado en un canal local José Barleti Pascuale. El tema tratado la independencia de Maynas. Sorprenden siempre las teorías de un historiador en una comunidad como la nuestra, conocida por su amnesia casi vitalicia. Se trato sobre el rol de Moyabamba en la independencia del Perú, concluyéndose que esta ciudad en aquel entonces como ahora tenía un circulo de notables que se podía decir clase dirigente conservadora a ultranza. (quizás en estos días ni dirigente ni nada) lo que puedo resaltar de esta entrevista al margen de las majaderías de Lino Gordillo, es la situación Histórica de Moyabamba, donde queda eso que siempre de la manera mas boba creyeron los habitantes de la otrora “Santiago de los ocho valles”, donde sus blasones y alcurnia virreynal de la que hasta hoy se ufanan a excepción de algún izquierdista que aun supervive. No me imagino la sorpresa de ex alcaldes, ex prefectos y otras ex autoridades al conocer que Moyabamba salvo cuando el dominio español expiraba, durante toda su vida colonial fue una simple y vulgar ciudad de españoles. Moyabamba se constituye como capital de Maynas en la época republicana, fue durante el siglo XIX la capital y ciudad eje de la amazonia peruana, entonces hay que preguntarse porque Moyabamba añora la raigambre colonial, el blasón virreynal que nunca poseyó, el carácter fundacional que no la catapultó. Porque considera familias notables, a aquella aristocracia aldeana, primero pro española, luego pro oligárquica y finalmente pro caudillista, si, la misma que conspiró para hacer del Altomayo un fundo paradisíaco, un latifundio de burócratas y finalmente una ciudad en eterna espera de reivindicaciones, lo único que se puede decir real es al exclusión y desprecio a lo andino, lo indígena, lo reivindicativo, lo campesino y lo obrero, el odio de medio pelo a lo andino de lo que moyobambinos y riojanos forman parte, pues estos habitan los andes amazónicos así como todos los sanmartinenses.En cuanto a Pascasio Noriega, debo confesar que existe pocas fuentes que puedan definir el tipo de participación que tuvo el personaje en mención previo a la gesta independentista, Pero queda abierto el debate en base a lo expuesto por José Barleti.La exposición de Barleti, su alocución, quedó como un baldazo de agua fría para los que se dicen ser muy regionalistas, como una bofetada a esa altanería que en el mejor de los casos los sociólogos llamarían acomplejamiento chauvinista. Ese día nadie se rasgo las vestiduras, solo Lino Gordillo, bramó y ladró en todos los dialectos (replana incluida) en Moyabamba hubo un silencio culposo Lino muy osado se limitó al tema Pascasio Noriega tildándolo de traidor, sin mayor prueba que sus conjeturas. Mientras; calzadinos, tarapotinos y habaninos y otros sanmartinenses tomaron un calmante con los expuesto, ira contenida, frustración, ¿de que se ufanan estos moyobambinos? Si ni su historia conocen, donde quedan sus gloriosos recuerdos y su “choleada” de siempre, pesar de que siempre “cholearon”.Moyabamba debe repensar el asunto de su identidad, mirar mas hacia el futuro y tomar el pasado para obtener solo lecciones, no todo es pasado lacerante, que hiere, porque no citar siempre esa Moyabamba que como capital de Maynas le dijo para siempre a Ecuador “Tumbes, Jaén y Maynas ni de vainas”.
Publicado por Luis Antonio Heredia en 8:04 0 comentarios

1 comentario:

Jorge Luis dijo...

Totalmente de acuerdo con el escrito. Tuve la oportunidad de trabajar en Moyobamba tres años (1988 - 1990). Luche tanto para hacer que despierten, que si se jactan de promotores de la civilización de la selva, debian demostrarlo con hechos por que a esa fecha, daba la impresión que se han quedado estancados, no se apreciaba desarrollo y menos ganas para luchar por mayores recursos.